fotodepilacion2La Luz Pulsada Intensa es una tecnología ampliamente utilizada en Fotodepilacion. Consiste en emitir un rayo de luz, de la gama de la luz visible, con distintas longitudes de onda. Que llega a la piel y esta luz tiene apetencia por la melanina del pelo. Fijándose en ella, produciendo un efecto calorífico de forma selectiva, que destruye el folículo piloso sin dañar los tejidos colindantes. De este modo se provoca que el pelo no vuelva a salir, en un porcentaje muy alto.

TRATAMIENTOS REJUVENECIMIENTO

La Luz Pulsada Intensa, consigue atenuar los signos de la edad y los daños solares en la piel del rostro, cuello, manos y escote. Corrige las imperfecciones que otros procedimientos cosméticos no consigue eliminar, como son las líneas finas y arrugas. Es mucho mas efectivo si lo combinamos con radiofrecuencia.

TRATAMIENTOS PARA LAS MANCHAS DE LA PIEL

El sol y el paso de los años hacen que aparezcan manchas sobre la piel, lógicamente su localización depende las zonas más expuestas, y estas son la cara, las manos y el escote. Que al ser zonas muy visibles producen un efecto negativo y afeamiento. Estas manchas se observan de color café con leche o marrón claro. Este tipo de manchas dérmicas van a ser las manchas dianas para el tratamiento con IPL.

TRATAMIENTO PARA EL ACNE

El acné es uno de los caballos de batalla en nuestra piel, no sólo en la masculina sino también en la femenina. La aparición de los odiados granos puede combatirse cada vez con más y mejores tratamientos, lo que hace albergar cierta esperanza entre todos aquellos que sufren este problema

Funcionamiento

La luz pulsada es el eje fundamental en el que se basa la fotodepilación, un tratamiento que muchas conocéis sobre todo para la eliminación del vello (folículo piloso).

En el caso que nos ocupa hoy, esta técnica se empleará para eliminar el Propinobacterium Acnes, o lo que es lo mismo, la bacteria que crea el grano que aparece cuando el folículo piloso se atasca debido a un exceso de sebo.

Para ello se utiliza un pulso de luz con una longitud de onda de 400nm que actúa sobre la epidermis y más concretamente sobre los vasos sanguíneos que alimentan a las glándulas sebáceas, consiguiendo que éstas produzcan menos sebo, y al mismo tiempo se elimine la bacteria que se ha formado por la infección sin daño alguno para nuestra piel.

Además se cuenta con la ventaja de que ayuda a la hiperpigmentación de la piel por lo que también se tiene resultados en cuanto a disminuir las posibles marcas que el acné pudiera haber dejado en nuestro rostro años atrás.